#UNMUNDORARO

Ya no…

El ambiente entero estaba cubierto por una pesada nube de sentimientos sin confesar. El panteón entero olía a flores de cempasúchil rociadas con nostalgia, eran los últimos días de octubre y los últimos días que él estaba en esa ciudad, en breve viajaría en busca de otros paisajes, de otra historia.

─A esa tumba le faltan flores, se ve triste─. Escuchó a sus espaldas. Al voltear descubrió a un niño al que le calculó no más de 10 años de edad. ─ Si, tienes razón, se ve triste. ─ le respondió fijando nuevamente su vista en la tumba que tenía enfrente.

─Si quiere le puedo conseguir unas flores…

─Te lo agradecería mucho.

En unos minutos el niño regresó, tiró el agua anegada del florero sin flores, puso las flores adentro, les echó agua fresca, las vio, las acomodó nuevamente, sonrío.

─Listo, se ve un poquito mejor.

─Gracias, es la primera vez que vengo… Y la última.

─Yo vengo todos los días, si quiere, se la cuido.

Por toda respuesta acarició los cabellos del niño, quien reaccionó con una amplia sonrisa. Sacó unos billetes de su cartera y se los extendió.

─No, no es necesario.

─Pero es por lo de las flores…

─Me las regalaron, no se preocupe.

─Pues muchas gracias─ le dijo mientras guardaba de regreso los billetes y observaba al pequeño que comenzaba alejarse dando pequeños brincos ─¿ Y por qué vienes todos los días?

─Vengo a jugar─ le respondió sin detenerse

─¿Y no te da miedo? ─ casi gritó pues el infante ya se había alejado, mismo que se detuvo entre los mausoleos, como si meditara sus palabras antes de responder.

─No, ya no… Cuando estaba vivo sí. ─ Sonrió una vez más y se alejó, perdiéndose entre las ofrendas, entre flores, entre recuerdos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

2 Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Artículos