#UNMUNDORARO

Utopías …

Las utopías están en el horizonte, son el eterno paisaje. Por más que se adelante nunca se alcanzan, siempre son la meta, el destino, el lugar añorado, tal como debe ser.

Las utopías sirven y son necesarias para avanzar constantemente, para nunca rendirnos, son indispensables para siempre ir por más, para siempre seguir intentándolo, para siempre tener la esperanza de que todo pude y debe ser mejor.

Son un punto de encuentro entre los sueños y la realidad, es el lugar donde todos los “imposibles” tienen una oportunidad.

Abrazar sueños y metas “inalcanzables” nos convierte en seres Invencibles, lo cual no significa que nunca perdamos, ni que nada nos lastime, significa que; cada vez que caemos, nos levantamos espoleados por esa idea de que todo es posible, una y otra vez, todas las veces que sea necesario, y que, aunque nos duela… Nunca nos rendimos.

Sí, es complicado, porque alguna vez todos fuimos hermanos, hasta que la religión nos apartó, la política nos dividió y el dinero nos clasificó. A esto, súmenle que las leyes de la sociedad y los dogmas no son compatibles con las reglas del Universo, por eso muchas veces simplemente sentimos que no encajamos en este mundo, pero, cuando nos sentimos así, es porque tenemos la misión de construir uno mejor.

Sin embargo, aunque haya muchas y muy buenas intenciones, el problema es que creemos que siempre tendremos tiempo, nada más falso que eso, por lo menos en este plano terrenal. El tiempo es un cobarde que se la pasa corriendo y, aun así, todos somos víctimas de él.

La cuestión es que necesitamos adoptar utopías, hacerlas nuestras. Así, con ellas al frente, la razón tomada de una mano y la locura de la otra, podremos arriesgarnos a dar el primer paso, aunque no veamos el camino completo, pero con la certeza de que nunca nos faltará un ideal por cumplir, fuerza para no detenernos, amor para compartir, humildad para equilibrar, sabiduría para saber lo que es correcto y valor, para hacerlo.

Entonces, aunque no sepamos cuándo ni dónde, pero finalmente nos encontremos con nosotros mismos, cara a cara… Podremos vernos a los ojos.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

2 Respuestas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Artículos