#UNMUNDORARO

Una vez más…

Noche de Luna estaba llena, mas no satisfecha, pero igual, admirada.

La velada se antojaba tranquila, así que le abrió la puerta a sus Demonios dejándolos volar tranquilos, con la certeza de que regresarían, eran suyos, él les dio vida, él los alimentaba.

Caer en la tentación es de cobardes, bien lo sabía, por eso, él se me arrojó a ella, consciente tanto del premio como de las consecuencias, consciente, de que el precio por lo que se atrevía a hacer era mucho más bajo, que el precio por quedarse con las ganas.

En ese momento, La incógnita era no saber si ella le hacía falta o le sobraba, ya que fueron los pétalos, mas no las espinas, los que causaron la herida.

De entrada, intentar olvidarla, en defensa propia…

Y es que, todo era verdad y nada era real. Pues a pesar de morir varias veces en la misma vida, seguía resucitando con la certeza de que valía la pena intentarlo… Una vez más.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Una respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Artículos