#UNMUNDORARO

Simplemente la luna…

Sentado en la Luna, un Deseo clandestino, con la estúpida manía de necesitar a quien no te necesita, esperaba una señal que, inocentemente pidió, aún a sabiendas de que esta nunca llegaría…

Se había pasado un largo tiempo esquivando golpes y un beso le partió la madre.

Sentir es confiar, se repetía en silencio, tratando de convencerse, pues sentía mucho, tanto, que dolía. Por lo mismo, quemó sus naves sin bajarse de ellas y, una vez más… Confió.

Aguardó, con los sentimientos abultados en el pantalón, unos recuerdos en la bolsa del mismo y una esperanza acurrucada en el pecho.

En ese tiempo, vio pasar una estrella fugaz, un sueño abandonado, un suspiro sin destino, una promesa pendiente… Instantes fotografiados por su alma.

Tan sólo necesitaba saber si era real lo que sentía, para que ese sentimiento se convirtiera en algo eterno.

La señal no llegó, el silencio infectó la herida… Entonces supo que nunca la tuvo ni la perdió, que tan solo fue su estúpido corazón que confundió interés con pasión.

El Deseo no murió (aunque tenía ganas de hacerlo), simplemente se acalambró, se quedó sin moverse, escondido donde nadie lo buscaba, soñando que lo soñaban.

Dejó de sentirse cómodo ahí trepado, ya no estaba en casa, ya no era su refugio, pues sin ella, la LUNA se convertía simple en la luna…

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

7 Respuestas

  1. Hasta la luna es distinta cada noche ¿Por qué no puedo cambiar yo?. Te deseo, disfruto de tu compañía y tu piel me hace estremecer, pero hasta la luna se oculta y se pierde algunas noches…ámame sin necesitarme, ámame con el deseo loco y profundo de la noche…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Artículos