#UNMUNDORARO

Por pura venganza…

No sé si te haya pasado alguna vez, pero anoche, por soñar contigo, no pude dormir

Y no era insomnio, primero eran ganas, puras ganas de ti. Después, me puse a platicar con tu ausencia por un largo rato, sobre lo delicioso que saben tus labios (ambos). A los pocos minutos, se me congestionó el pecho de puras pasiones cafres e imprudentes, por lo que abrí la ventana para tomar aire, pues sentía que me ahogaba. Fue entonces, cuando vi pasar volando un sentimiento errante. Lo reconocí a la distancia, volaba despacio. Lo saludé, me miró, me desconoció, se siguió de frente, se perdió en la noche…

Acto seguido, me puse nostálgico, y es que con tan sólo un suspiro, un aroma, un silencio, unas gotas de lluvia, una sonrisa de la luna, una erección, cualquiera de estos detallitos, es suficiente para recordarte.

Más tarde, una desbandada de preguntas insolentes, de esas que se jactan de responderse solas, llegaron a sonsacar a mi, ya de por si, despabilada tranquilidad.

Luego me puse a escribir para intentar aplacar a los Demonios que ya se habían despertado también, pero salió contraproducente, pues sólo los alboroté más, con la promesa de tu cuerpo.

No cabe duda, si los sentimientos fueran un lugar me la pasaría acurrucado entre tus piernas, tampoco dormiría, pero me la pasaría mucho mejor.

En verdad, por pura venganza, me gustaría meterme en tus sueños con la misma desfachatez con la que tú te metes en los míos…Y no dejarte dormir.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Artículos