#UNMUNDORARO

Indestructibles…

Quisimos cambiar al mundo, pero el mundo nos cambió, nos pidió un respiro, nos mandó un ultimátum y nos encerró en nuestras casas.

Han sido días (meses) caóticos, convulsos, dolorosos, en los que la mayoría hemos perdido, ya sea seres queridos, negocios, empleos… O todo. Y si bien en cierto que todos estamos en la misma tormenta, cierto es también que no todos estamos en el mismo barco.

Mientras algunos van llorando en sus yates, otros van haciendo lujo de resistencia e ingenio para que sus pequeñas embarcaciones no se hundan y, muchos otros, van a la deriva, nadando contra corriente, con más esperanzas que fuerzas.

En esta pandemia la desigualdad social ha mostrado su peor rostro, así como la estupidez y la soberbia han presumido sus mejores galas, confirmando una vez más que aquel que nunca ha pasado hambre, jamás entenderá al hambriento.

El miedo y la desesperanza son animales rabiosos, encadenados, que amenazan constantemente con morder. Pero encadenados al final de cuentas, morderán sólo si nos acercamos demasiado a ellos.

Pero ante todo esto, han surgido los Héroes de esta pandemia, gente común fuera de lo común, que entiende que todos dependemos de todos, que todo depende de todo y que todo depende de nosotros. Los pequeños actos cotidianos se han convertido en acciones extraordinarias, si estas las ejerces con la solidaridad, la entrega, la bondad y responsabilidad que se necesita para cuidarnos y cuidar a los demás.

Confío, todo esto pasará, saldremos fortalecidos. El caos engendra talento y lo que ponemos en nuestra mente lo ponemos en nuestras manos. Sé que podemos modificar la estructura del entorno a nuestro favor, siempre y cuando logremos estar en armonía con el universo, con quienes nos rodean y, lo más importante, con nosotros mismos. Ya que al final de cuentas, esta realidad no es más que una compleja ilusión.

Sueña, cree y crea… Hagamos que suceda lo mejor, tenemos ese poder, porque siempre seremos vulnerables por nuestros miedos, pero indestructibles por nuestros sueños.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

5 Respuestas

  1. El mundo se empeña en mostrarnos que no somos nada , pero seguimos empeñados en creernos que lo somos todo.
    Eh desconocido personas que apreciaba , la pandemia no has mostrado el vacío que hay en la humanidad, hasta de las personas que creíamos conocer.
    Ahora que nos miramos a los ojos , ya no reconocemos las miradas

  2. Hay que soñar..creer ..crear..haremos que suceda…nos movieron el piso..nos corresponde emparejarnos y ser mejores personas … mejores hijos de la madre tierra…gracias JMP….por ser..y hacernos soñar y creer..

Responder a Rita Arzuaga Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Artículos

blog
El ambiente estaba cargado de salaz complicidad e impregnado del ventajoso anonimato de la muchedumbre, un complot pasional se sazonaba a gusto y beneficio de los amantes que, ante la vista de todos los invitados no eran nada, pero, a solas, eran todo.