#UNMUNDORARO

El ambiente estaba cargado de salaz complicidad e impregnado del ventajoso anonimato de la muchedumbre, un complot pasional se sazonaba a gusto y beneficio de los amantes que, ante la vista de todos los invitados no eran nada, pero, a solas, eran todo.
Quisimos cambiar al mundo, pero el mundo nos cambió, nos pidió un respiro, nos mandó un ultimátum y nos encerró en nuestras casas.
Desnudo, sobre una cama que no era suya, con el alma zarandeada y el cuerpo exhausto tras un furtivo encuentro de pasión salvaje, observaba, aletargado,
El proceso de creación literaria es tan sencillo como romper piedras a besos, robarle una sonrisa a la Luna o curar al Corazón de las heridas infringidas por la razón.
El cuerpo cansado, la mente congestionada, las ganas alborotadas, tu ausencia presente y, el vino… Confidente.
No sé bajo qué sustancias estaba yo influenciado cuando decidí hacerlo, ¿sería su aroma, serían sus besos, sus ojos, sería su sonrisa, el sexo?… Un poco de todo.