#UNMUNDORARO

Atrévete

Cuando llegaste a mi vida, yo ya no estaba ahí… Había salido a buscarte.

Hay una edad, un momento, un tiempo, en el que crees ciegamente en la Magia, en lo imposible, en las utopías emocionales, lo único que esperas de la vida es ser parte de todo eso.  Después, esa creencia se vuelve esperanza y, tras algunos años aderezados con madrazos de realidad, llega el momento en que todo se convierte en un simple suspiro, que se pierde ante la inmensidad del océano de nuestras experiencias.  Dejas de esperar, de buscar, comienzas a elegir…
Y eliges, en qué creer nuevamente, a quien amar, por qué causa pelear, qué camino tomar, qué estandarte enarbolar. Le pones fecha, nombre, lugar, manipulas, creas una magia artificial, de filigrana. Dejas de creer, de sentir, de crear.
Hasta que un día, la Magia real llega a tu puerta, buscándote, pero no te encuentra, pues un día, tiempo atrás, saliste a buscarla. Pero aun así te espera, pacientemente, pero no por siempre. De pronto, una mañana, sin esperarlo, sus caminos, aunque diferentes, se cruzan por un instante que se vuelve una eternidad. Entonces, descubres que lo que supusiste no existía te estuvo esperando sin que lo supieras, en aquel lugar al que ya no te atreviste a regresar.
Tu pecho se inunda de un escozor indescriptible, pues sabes que sus caminos ahora son diferentes. El tuyo lo trazaste a supuesta conveniencia y caminas con un sortilegio prefabricado agarrado de la mano. El de ella, la lleva lejos de ti.
Tus sueños y fantasías se convierten en lo más real de tu vida…
La nostalgia por todos los momentos que no has podido vivir y por todas los que no vivirás, ahora también te acompaña, te abraza, y hasta se emborracha contigo.
En otro sueño fui vida…
Atrévete a sentir más y a pensar menos…
Atrévete a seguir buscando…
Atrévete a no esperar de la vida lo que supuestamente mereces y, en vez de eso, atrévete a exigirle lo que realmente deseas…
Atrévete a besar a la locura en los labios, a fabricar instantes perdurables, a ser ladrón de suspiros…
Atrévete a dormir poco, a soñar mucho…

Atrévete a treparte a la Luna y nunca bajarte de ella… Pues la magia sí existe.

Share on facebook
Share on twitter
Share on email

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Últimos Artículos